El Pont des Bergues es el segundo puente, después del Pont du Mont-Blanc, que cruza el Ródano después de salir del lago LemanEl puente está cerrado al tráfico. A mitad de camino, más o menos, se puede llegar a la isla Rousseau a través de una pasarela.

En 1828 se inició la construcción del Pont des Bergues que fue inaugurado en 1834. Sin embargo, pocos años después el puente se vino abajo debido a las deficiencias en los materiales usados para la construcción. En 1881 se construyó otro puente, que es el que conocemos en la actualidad.


El Pont de la Machine es un estrecho puente peatonal, el tercero que atraviesa el río Ródano después del Pont du Mont Blanc y el Pont des Bergues. En el centro del mismo se encuentra la Cité du Temps, donde existe un restaurante moderno y una exposición de relojes Swatch, desde su origen hasta hoy.

El primer puente fue construido en madera y se mantuvo hasta finales del siglo XIX, cuando se sustituye por un puente de hierro forjado, el que conocemos actualmente. En 2009 se añade una plataforma frente a la Cité du Temps y se rehabilita todo el puente.

 


Existen dos puentes en la île de Ginebra, aunque ambos se agrupan en un mismo nombre: Pont de l’Île. Uno es atravesado por la Rue de la Tour-de-l’île y el otro es atravesado por la Rue des Molins.

Su historia es, como la de muchos puentes, la construcción en madera, su posterior destrucción  y su reconstrucción en hierro. En este caso, los cuatro puentes (dos a cada lado de la isla) fueron reconstruidos en 1871 aunque las obras no terminaron hasta 1887. Más tarde se usó cemento para fortalecer las estructuras y en 1951 fueron totalmente renovados. Desde entonces se tiene la sensación de que los puentes están comunicados a pesar de la existencia de la isla. El tramo que pasa por la misma está lleno de tiendas y restaurantes.


El Pont du Mont-Blanc es el más amplio de los cinco puentes que cruzan por encima del Ródano a su paso por Ginebra. Es el primero que encontraremos entre el Lago Leman y el río, y desde el mismo podremos tener una magnífica vista de la rada del puerto, rodeada de parques y jardines, así como del famoso Jet d’Eau, el célebre surtidor de agua de la ciudad suiza. Por el otro lado tendremos la oportunidad de ver la île Rousseau, el bastión defensivo construido en 1538 y en cuyo interior se encuentra la estatua dedicada al famoso pensador ginebrino, J.J. Rousseau.

El puente comunica la Rue du Mont-Blanc y la Quai Général Guisan.


  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter